El Imperio de Kreugar

“El Imperio” fué el primer ejército que comenzó en serio Kreugar de Warhammer (que no sus primeras miniaturas). Kreugar lleva coleccionando “El Imperio” desde hace prácticamente 20 años. Perdedor de miles de batallas y con la pólvora menos fiable del viejo mundo, sus soldados avanzan hacia el enemigo bajo el ruido ensordecedor de sus cañones. Sigmar es mi pastor, nada me falta.

“Sus tropas avanzan hacia el enemigo bajo el ruido ensordecedor de sus cañones. No porque estos disparen, sino porque explotan en primer turno antes de poder hacerlo.”

El Tabernero

Todas estas miniaturas han sido pintadas a lo largo de unos 20 años. Las hay de distintos niveles, pero como buen pintor noob, todas están con un nivel totalmente amateur 🙂 ¡Disfruta de esta galería de hijos de Sigmar! (De cuando los hijos de Sigmar vestían algo parecido a un pijama y no una armadura de marina dorada) 😀

Antes de empezar, aclararé que mis tropas han sufrido todas mis indecisiones sobre qué esquema de color seguir. Los milicianes los compré en plena Tormenta del Caos, de ahí su esquema de color de Middenheim. El resto, lo pinté (o re-pinté) para seguir el esquema e colores de la capital Altdorf y ese ha sido mi esquema final, que mantengo actualmente. Este es un ejército (o pretende serlo), de Altdorf, por lo que antes o después deberé poner al general que le corresponde. ¡El emperador Karl Franz!

Unidades Básicas.

Tropas estatales.

Las tropas estatales forman el grueso de mi ejército. Suelo montar un nucleo duro de lanceros en los que suele ir el porta de batalla. A ello le sumo un par de destacamentos de arcabuceros, en formación similar a como lo haría un Tercio. Mis orgullosas tropas estatales son expertas en fallar chequeos de desmoralización, y en caer en masa bajo los ataques del enemigo… Por el amor de Sigmar… ¡Podríais aguantar el tipo alguna vez!

En la cola de pintura tengo 4 destacamentos de 12 arcabuceros, 25 espaderos y otros 20 lanceros a la espera de su turno. Ese es el grueso de mis tropas estatales.

Milicias de las compañías libres.

Como contaba más arriba, estas cayeron en la fase de La Tormenta del Caos. De ahí que su esquema sea el de middenheim (y su estandarte de papel, extraído del libro de campaña). Gloriosos tiempos… Junto a ellas, conseguí un Ar-Ulric y el grupo de mando de la guardia Teutógena, que siguen esperando su turno de pintura 🙂 Estos están por acabar y seguramente acabe montando una banda de Mordheim con parte de ellos, dado que casi nunca van en mis listas. De lo más viejo pintado que aún no ha pasado por proceso de re-pintura.

Caballeros de la Reiksguard

¿A quien se le ocurriría tener un ejército de Altdorf, capital de Reikland sin ni un solo caballero de la Reiksguard? Efectivamente, a un servidor. Pero tranquilos, le puse solución y compré hace unos meses 10 caballeros… Aunque están en proceso, me pareció buena idea incluirlos para que no penséis que soy un tarado sin caballería alguna. Tengo 5 WIP y otros 5 en espera de pintura.

Unidades Especiales.

Batidores.

Aunque son una unidad que no suele rentar mucho, fue mi primera aproximación a listas que no consistiesen en quedarme parado cañoneando hasta recibir al enemigo. Comencé a usarlo para mermar algún flanco y marear a alguna que otra unidad. A día de hoy, suelo usarlos para darle variedad a las partidas. Es una unidad realmente bonita sobre la mesa.

Gran Cañón.

No falta al menos uno de ellos en todas mis listas. Tengo 5 (acumulados de distintas cajas de sexta edición), uno pitado de hace 20 años que me da vergüenza enseñar, y otro pintado decente y que podéis ver aquí 🙂

Mortero.

Tengo tantos morteros como grandes cañones, aunque uno de ellos lo utilicé en mi tanque casero imperial. No lo suelo meter, porque nunca en esta vida me ha llegado a rentar, la verdad. Es un arma poco destructiva y para nada fiable (suelo sacar problemas y… Kabooom!). Lo que no quita que con la dotación de GameZone, sea una miniatura realmente bonita sobre la mesa. Como curiosidad, los más avispados habréis visto las ruinas de la peana, que son originales de ESDLA (Lo sé, soy muy viejo) 😀

Unidades Singulares.

Cañón de Salvas.


No hay nada como el olor a pólvora por las mañanas, y el sonido cantarín de una ráfaga del cañón de salvas.

Ritcher Kreugar, (Su primo de Reikland, general del imperio, no confundir con el no-muerto).

Que decir de esta máquina de guerra. Es obligatoria en todas mis listas, capaz de triturar en una salva una unidad enemiga por completo e infundir el pánico en el ejército enemigo. Demos gracias a que los ingenieros Skaven no le han dado importancia y han construido un cañón de salvas de piedra bruja. ¡Estaríamos perdidos si eso existiese!

Mi cañón tiene la peana decorativa preparada para poner al ingeniero, que evitará que explote en el primer turno.

Taque de vapor.


Nadie nunca debió permitirme crear tan destructivo carro de combate. No hay nada como el olor a pólvora por las mañanas, y el sonido cantarín de una ráfaga del cañón de salvas.

Hadalbert Kreugar, (Ingeniero en Nuln, experto en manipular el cartón a su antojo creando miniaturas caseras como este horroroso tanque).

Pues así es, este tanque se construyó cuando era un joven imberbe y tenía tan pocos pelos en la barba como monedas en el bolsillo. Así que ante falta de fondos, una dilatada imaginación y una cantidad absurda de tiempo libre, construí un tanque de vapor casero. Y aunque ahora podría comprar los que quisiese, he de reconocer que le tengo cariño a este. Entre sus incontables hazañas, me gustaría destacar que fue incapaz de destruir un hombre árbol. Así es, una máquina de guerra flamígera fue incapaz de quemar un triste árbol.

Así es la vida amigos, y así es Warhammer.

Héroes.

Sacerdotes Guerrero.

Como he dicho por arriba, primero me orienté al culto de Ulric y Middenheim, para después decidir que sería una ejército de Altdorf… Así que os muestro a los dos sacerdotes que tengo pintados.

Además de estos dos, tengo a Ar-Ulric y a un sacerdote de Ulric esperando pintura… Todo llegará… (o no xD )

Capitán del Imperio.

Esta mini es el capitán de la caja de sexta edición, con el cuerpo ligeramente modificado. Está sin pegar al caballo para poder montarlo sobre pegaso. La pintura es contemporánea a la época ed las milicias y tormenta del caos, de ahí la piel de lobo a la espalda…

Hechicero de las bestias.

Una vez más, su pintura es de la misma época de las milicias, ahora mismo tengo otro hechicero pendiente de pintar, además del hechicero de Warhammer Quest, que también pretendo utilizar en mi ejército imperial. Este es finecast, por lo que no podré re-pintarlo… Mis hechiceros son célebres por obtener disfunción mágica en la primera fase de magia e irse al reino del Caos.

Y eso es todo, tengo un montoooooooon de plástico por pintar. Luminarca, héroes, personales, tropas estatales, caballería, máquinas de guerra… También quiero comprar Grandes Espaderos y herreruelos para completar mi ejército, poco a poco…

Voy compaginando la pintura de imperio, con Skavens y Hombres Lagarto. Mi objetivo era tener una lista 100% pintada de 1500 puntos con cada ejército, en el caso de Imperio y Skavens prácticamente ya la tengo 🙂 Este fue mi primer ejército, y con el que más he jugado en las distintas ediciones (Actualmente, sobre todo en Warhammer Reforged).

¡Larga vida al emperador! ¡Polvora, acero y fe en Sigmar para todos!

¿Te ha gustado mi ejército? Compártelo en redes y haznoslo saber 😉 Podrás verlo crecer en: https://instragram.com/kreugar

Estamos en la zona de valencia / sur de valencia. Si te apetece jugar con nosotros, contacta conmigo en instagram. ¡Di amigo y entra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *