Poco aparece en las historias del viejo mundo el «Fuerte Kreugar», desde que el apellido Kreugar dejó de poder ser nombrado. Richter, el primogénito, cometió la peor de las traiciones y desde entonces ha sido un apellido maldito en las tierras imperiales. Sin embargo su fuerte sigue en pie tras todo este tiempo, en los bosques de Reikland, cubierto totalmente por la hiedra y lejos de su esplendor. La casa Kreugar cayó en desgracia, y con ella su ostentosa fortaleza…

El tabernero

¡Buenas amantes del hobby! Hacía mucho que no escribía una entrada propia (el amigo Wini se encarga de las desescaladas e informes y mantiene vivo el blog, Junto a Miguel F. y Corocotta :D). Pero ya sabéis lo que dicen: Un mago no escribe pronto, ni tampoco tarde. Un mago escribe cuando se lo propone.

En este post voy a comenzar a contaros el proyecto de escenografía más grande que tengo ahora mismo en proceso: Transformar el castillo de playmobil de mi infancia en una flamante fortaleza imperial.

Muchos de vosotros ya habéis seguido el proceso en mi instagram -> https://www.instagram.com/kreugar/, aún así voy a comenzar a contar en este post recopilando lo avanzado hasta el momento.

Todo empezó al encontrar en casa de mis padres mi castillo de Playmobil, creedme si os digo que jugué con él una autentica barbaridad en mi infancia, y que fue probablemente gracias a él que comenzó mi fascinación por los castillos, la edad media, los dragones y la fantasía en general.

Llevaba en una caja probablemente 25 años guardado, esperando una segunda oportunidad de ser utilizado, y vaya si la va a tener, ¡Ya os lo digo yo!

Lo primero antes de empezar de empezar un proyecto tan grande es:

¡DEBE ILUSIONARTE HACERLO!

Si no es así, te animo a que no lo hagas, porque se quedará a medias y nunca lo terminarás… (hablo por experiencia propia :D). Además de ilusionarte, debe pillarte inspirado, a partir de ahí tu cabeza se pondrá en marcha a imaginar lo que quieres conseguir y llegado a ese punto ya no hay marcha atrás, te pondrás a ello y saldrá solo.

A mi, me coincidió la ilusión y la inspiración dándome en la cara como si de un puñetazo se tratase al ver esto en el desván de mis padres abandonado en una caja:

Así que cogí la caja al completo y me la llevé a mi casa, mi cabeza se había puesto en marcha y ya era imposible pararlo ^^

Lo primero, fue ver si la escala realmente encajaba con Warhammer o no, ya que de no encajar dificilmente iba a poderse utilizar para jugar. (La escenografía debe ser bonita, pero también jugable, esto lo aprendí de Roger de La posada del Martillo).

Juzgadlo vosotros mismos, pero yo creo que la escala encajaba… Vaya que si encajaba…

Así que estaba claro, DEBÍA convertirse en una flamante fortaleza para mi ejército de Altdorf. El trasfondo para ella lo tenía 100% claro. Los más avispados habréis visto mi nick en instagram y demás «Kreugar», este viene de mi personaje favorito de todo Warhammer Fantasy: «Richter Kreugar, el condenado«.

Richter es el capitán de «La compañía maldita», regimiento de renombre salido en la sexta edición de Warhammer, y que me cautivó desde el primer momento. Tenéis su trasfondo completo aquí: https://warhammerfantasy.fandom.com/es/wiki/La_Compa%C3%B1%C3%ADa_Maldita

El resumen para vagos, que nos conocemos: Richter era un mercenario, que traicionó a un nigromante. Este le maldijo e hizo no-muerto, y ahora él y su compañía viajan por todo el viejo mundo como espadas de alquiler. Además cuando eliminan a alguien, este se une a la compañía en forma de no-muerto maldito.

Entonces, mi fortaleza es la fortaleza de la familia Kreugar, antes de que esta cayese en desgracia por culpa de su primogénito Richter. Lo sé, a veces se me va la pinza con el trasfondo. 😀

Aclarado el contexto de la fortaleza, vamos con su ubicación: la fortaleza se encuentra en Reikland. ¿Por qué? Pues porque mi ejército al completo es de Altdorf, y sino por trasfondo no tendría sentido que la defendiesen xD

Como ya sabéis su historia y dónde se ubica, vamos con lo que es importante y por lo que estáis aquí: El proceso de construcción de la fortaleza, sus materiales, etc…

Me inspiré viendo un montón de edificaciones imperiales, torres hechas a mano con el rollo de esceno oldhammer, etcétera y con ello decidí que la torre sería del estilo clásico imperial con dos pisos de madera en la parte superior. Eso haría que pareciese más una fortaleza imperial y menos un castillo medieval (No queremos parecer sucios Bretonianos… 😛 )

Este es el garabato preliminar de lo que quería hacer:

Quería empezar por algo en lo que se viesen resultados relativamente rápido, así que comencé por la torre principal. Para ello, preparé los materiales, que básicamente son todos restos que tenía por casa:

  • Matrices sobrantes.
  • Cartón de distintos grosores (cajas de cereales, cajas de envío, etc…).
  • Cutter.
  • Super Glue / Cola blanca (al gusto de cada uno).
  • Madera de balsa.

Para simular las «vigas» o «palos de carga», creé la estructura usando matrices y cortando en ella con el cutter muescas para que diesen efecto de tallado de madera. Con ellas, construí «el cubo» que sería la estructura del primer piso de la torre.

Cuando tuve la estructura, comencé a cortar trocitos de madera de balsa para simular tablones y con ellos comencé a realizar la «carcasa» de la torre. Los corté totalmente irregulares, pues no quería que pareciese artificial. Cuando le demos la mano de pintura haremos que parezcan envejecidos.



Mi idea, como ya he dicho anteriormente, es que la escenografía que construyo sea jugable, no solo en un asedio de Warhammer Fantasy, quizás también para Mordheim, por lo que la torre debía ser totalmente accesible.

Así que con esa premisa, preparé ambos pisos para que fuesen desmontables (y jugables). Este fue el resultado del primer piso, al que añadí unos bits de escudos de lanceros de sexta edición para no dar lugar a dudas de quese trataba de una fortaleza imperial.

Como he comentado al ser el interior jugable, debía estar también forrado de madera, acabé hasta las mismisimas ********* de cortar maderitas 🙂

Hecho esto, comenzamos con la parte superior del primer piso, que es a la vez el segundo piso. Repetimos el mismo proceso creando la estructura con matrices y rellenando con «tableros» de madera. El tejado en pendiente lo realicé con cartón directamente.

Una vez terminada la base de la sección superior, comencé a realizar las tejas del tejado. Están realizadas siguiendo el estilo «oldschool» con cartón de caja de cereales directamente.



Tras terminar el tejado, viendo ya la pendiente y el efecto que generaba sobre la estancia inferior, comencé a repetir el proceso con la estancia superior, rematándola por dentro y su parte superior. Llegados a este punto de asqueamiento por cortar maderitas, me hice un bol de palomitas para compensar y no perder la motivación XDDDD

Bien, pues ya teníamos la estructura básica de la torre, solo faltaba rematarla con un tejado puntiagudo a la altura del mismísimo emperador, y eso es lo que hice, cortando MUCHAS más tejas:

Con eso, rematé la torre con unos bits de escenografía imperial que tenía por casa, de dos pequeños hipogrifos y así quedó la torre:


Para no hacer este post soporífero y más largo que la saga Harry Potter, vamos a dejarlo aquí por hoy. Haré otros posts con el resto de la fortaleza, ya que actualmente tengo listas las murallas de la derecha y el portón principal… Pero eso lo dejamos para otros posts ¿No os parece?

¿Qué os parece el proyecto? ¿Alguna idea que aportar para mejorarlo? Recordad que podéis seguirlo en directo conforme avanzo en mi instagram: https://www.instagram.com/kreugar/

¡Os leo en los comentarios!

Chándalf, Kreugar, o como demonios prefiráis llamarme 🙂

10 comentarios en «Transformando mi castillo de Playmobil en fortaleza de Warhammer parte 1 – Torre principal»
  1. Genial trabajo! Coincido contigo en la composición del motor que va a generar este súper proyecto: ilusión + inspiración. La ejecución en sí me parece muy buena, es cierto que los trabajos repetitivos pueden llegar a hacer mella, pero hay que pensar que esos detalles son precisamente los que le van a dar un resultado realista a las piezas. Dígase palitos para vallado, recortes de cartón para tejas… Es tiempo y dedicación. Y el resultado es realmente imperial, la torre me encanta!!! Deseando ver más avances. Saludos!! ✌️

    1. Muchas gracias por pasarte Emu, es genial todo el apoyo que nos das, y ver que hay gente con una visión similar a la nuestra en cuanto a escenografía. ¡Larga vida a Emu y larga vida al hobby!

  2. ¿Cómo? ¿ Que hay un “colgado” haciendo un castillo de warhammer con los playmobil? ¿y esto no sale en los medios?
    Como me mola este proyecto. Seguiré atentamente cada paso. La torre está fenomenal y es muy imperial. El trabajo da sus frutos.
    Un saludo

    1. Está colgado, pero es nuestro colgado y le tenemos que querer jajajaja Gracias por pasar y comentar, esperamos en breve mostrar los avances 🙂 Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *